Noticias

Tipos de conducciones de viñedos en Canarias

Cordón Trenzado DO Valle Orotava

En el artículo de hoy vamos a hacer un recorrido por algunos de los tipos de conducciones de viñedos utilizadas en Canarias, ya que son muchos los  utilizados, algunos únicos en el mundo, y merece la pena conocer un poco más acerca de ellos, ya que, como otros factores, también influyen en el resultado final del vino.

 

Los tipos de conducciones variarán mucho dependiendo de la comarca o zona donde se encuentren, ya que cada una tiene unas exigencias muy diferentes, debido a que pasamos de un clima semidesértico, donde lo primordial es conservar la humedad, al clima húmedo del norte de las islas, donde prima la exposición al sol del racimo y tener una buena aireación. También influye de manera muy importante la incidencia del viento en la zona. Otro factor fundamental, es si el cultivo de la viña es exclusivo en la parcela, o se alterna con el cultivo de papas y otras hortícolas, dando lugar a ingeniosas formas de proceder a dicha conducción.

Por supuesto, hay muchas personas en Canarias que optan por alguno de los tipos de espaldera que existen, o por vasos irregulares, etc, pero aquí vamos a incidir solamente en los sistemas de conducción más endémicos.

 

Cordón Trenzado:

Comenzamos por uno de los más famosos sistemas, que además es único en el mundo. Típico de la Denominación de Origen Valle de la Orotava, también se puede encontrar en la Denominación de Origen Ycoden Daute Isora. Nació como solución a la necesidad de combinar el cultivo de la viña con la papa, como consecuencia del poco espacio de la mayoría de parcelas debido a la orografía del terreno. Se trata de una trenza que se realiza con los sarmientos de la parra. La altura del suelo es de 0,60 a 0,80 mts. y la longitud de las parras varía desde 3 o 4 mts en lugares estrechos hasta 15 mts si la parra es vieja y tiene suficiente vigor. Son espectaculares y merece la pena visitar este tipo de viñedo tanto en inverno, cuando se encuentran sin hojas en parada invernal, como en plena floración.

Hoyos excavados en la tierra (Lanzarote):

El clima subdesértico de Lanzarote, unido a sus suelos recubiertos de lapilli o ceniza volcánica, conocida como picón o rofe, hizo que los agricultores de la islas se las ingeniaran para superar ambos escollos, y hacer de este tipo de suelo, un factor favorable para luchar contra la sequía. ¿Cómo lo consiguieron? Pues excavando grandes hoyos en la capa volcánica en forma de cono invertido, como puedes observar en las fotografías. Cuando se llega a la tierra fértil se planta la vid y se vuelve a recubrir con la capa volcánica. Esta materia volcánica tiene la capacidad de retener la humedad del ambiente durante la noche y filtrarla hacia el terreno que tiene debajo, a la vez que evita que las altas temperaturas del día evaporen dicha humedad. ¿No os parece increíble? Finalmente se rodea el hoyo con un pequeño muro de forma circular para proteger de los vientos, moldeando de una manera espectacular el paisaje de las zonas vitícolas que poseen este tipo de conducción.

Paisaje La Geria

Parral tradicional o parral bajo:

Muy típica del norte de la isla de Tenerife, en especial de la Denominación de Origen Tacoronte Acentejo, es característico por ser un sistema de conducción en el que se levantan las viñas a unos 60 centímetros del suelo dejando la vegetación en horizontal a la insolación solar con la utilización de horquetas de madera procedentes de arbustos como brezo, faya, acebiño y tejo  tradicionalmente. Tras la vendimia se retiran las horquetas y se deja la cepa en el suelo. Es un sistema con elevados costes de mano de obra, que en gran medida ha sido sustituido por otros sistemas más eficientes, pero que aporta un valor paisajístico muy apreciado allá donde es utilizado por el respeto que brinda al paisaje.

Parral alto:

Es muy común en la denominación de origen Ycoden Daute Isora. La altura del emparrado permite una buena ventilación de la uva y una gran exposición lumínica de la superficie foliar.

Se forma en los límites de las parcelas ocupando los bordes de la misma. De esta forma se deja la parcela libre para cultivo de papas durante la parada vegetativa de la vid.